LAS ESCUELAS ESTÁN ENFRENTADAS A UNA GRAN TENSIÓN: LO SOCIALMENTE IMPUESTO Y EL “GRITO” DE LOS NIÑOS QUE PIDEN TIEMPO

A través de reflexiones, a veces personales, otras colectivas, he llegado a la conclusión que la escuela debe recuperar lo que jamás debió olvidar: el niño. Ese que todas las mañanas se levanta contento o no tanto para concurrir a ella, el que llega con preocupaciones, el que vemos estresado de tantas actividades, el que el mundo adulto exige rendimiento en todas las áreas, el que hay que educar para que sea exitoso; frente a la incertidumbre del futuro: “es mejor que sepa de todo”. Mientras él, de un modo u otro, nos pide que le dejemos en su abultada agenda tiempo para ser niño.

sandraw

Frente a las incertidumbres actuales respecto a la educación que los niños necesitan la Escuela Integral, analiza, reflexiona y emprende cambios de paradigma educativo.

En el trabajo conjunto de directores del sector y docentes hemos acordado desarrollar proyectos significativos, donde se recupere el valor del juego como disparador del aprendizaje. Pretendemos que la realidad de nuestros niños, sus intereses, capacidades e inquietudes tengan prioridad a la hora de desarrollar la propuesta de aula. Ampliar horizontes en el encuentro con niños de otras realidades para empatizar, sabiéndose ciudadanos de este país y de este mundo.

Son niños del ahora, no del “cuando seas grande” expresión que todos hemos recibido en algún momento y que hoy se vuelve vacía. En un mundo tan cambiante y donde los conocimientos se vuelven obsoletos a gran velocidad, tenemos el desafío de pensar qué necesitan como equipaje para ese futuro incierto.

En tal sentido trabajamos para una educación que:

  • promueva el trabajo en equipo de manera colaborativa
  • respete y valore los diferentes talentos e inteligencias
  • considere el error como la posibilidad de intentarlo nuevamente
  • habilite alternativas innovadoras para resolver problemas
  • desarrolle la capacidad de diálogo
  • disponga a los estudiantes a la dinámica de aprender y desaprender
  • desarrolle un manejo ético de la tecnología
  • comprometa a los estudiantes con su contexto

Espero haber logrado expresar la importancia que tiene la incorporación del juego en el acto educativo, como recurso pedagógico por excelencia. Los docentes sabemos lo disfrutable que se vuelve nuestra tarea cuando los alumnos están altamente motivados y el juego lo garantiza.

Mtra. Sandra Rodríguez
Directora Primaria